Section 1

Su solicitud se está procesando actualmente ...

FinancePal.es ofrece préstamos personales flexibles para devolver entre 6 y 180 meses con una TAE mínima de 6,95% y máxima de 2.899,03%. Por ejemplo, para un préstamo de 3.000€ para devolución en 12 meses, los costos serán de 710,28€, el importe total a devolver será de 3.710,28€ con una TAE de 49,9%. Summarum Media Säästöpankinranta 10 D 00530 Helsinki, Finlandia

¿Cómo puede ayudarle Financepal a refinanciar sus deudas?

  • Aplicación para móvil 100 % online
  • Sin papeleos ni molestias
  • Saque dinero hoy
  • Servicio seguro, protegido por SLL

Financepal es un comparador de préstamos cuyo principal objetivo es ayudarte a escoger la mejor oferta de acuerdo a tus necesidades, una vez analizadas todas las ofertas disponibles en el mercado. Para hacerlo, te facilitamos la información sobre los tipos de interés y las cuotas de los créditos sin aval de cada oferta y entidad, proporcionándote las mejores. Incluso las que no ofrecemos directamente.

Además, somos conocedores de que solicitar un crédito es algo más que una decisión importante. El motivo es que cuando te encuentras en la situación de hacerlo, lo haces encontrándote en una posición económica delicada. Pero esto no es lo único, pues a esta situación financiera suelen acompañarle unos ánimos más bajos de lo habitual. Por todo ello, nos preocupa que ante esta situación actúes escogiendo la principal fuente de financiación que te parezca atractiva, con el único objetivo de salir del paso y solucionar este asunto lo antes posible. Queremos que te tomes tu tiempo para poder decidir qué es lo mejor para ti y lo que más te conviene.

Ventajas de usar Financepal:

Es ahí cuando FinancePal intenta ayudarte, pues te ofrecemos la posibilidad de analizar todas y cada una de las opciones de cada entidad. De esta manera, es mucho más sencillo que tomes la mejor decisión, y con la tranquilidad de conocer todos los datos. Además, siempre de acuerdo a tus necesidades de financiación y personales.

Nuestra mejor garantía es ofrecer un servicio con garantía, asequible, imparcial y que te permita ahorrar. Consideramos que la mejor manera de que confíes en nosotros es mostrarte toda la información para que seas tú mismo el que decida qué quiere hacer y qué es lo que más te conviene.

Nuestra recomendación es que te fijes más en la calidad que en la cantidad. No pienses en nosotros como un servicio de dinero fácil; piensa en un servicio profesional, transparente y de confianza.

 

La reunificación de deudas

Es muy posible que hayas visto muchas veces la expresión «refinanciar deudas» sin que hayas conseguido saber exactamente en qué consiste. En realidad, es sencillo: imagina que tienes pendientes diversos préstamos y, por tanto, tienes que pagar varias cuotas cada mes, con todo lo que eso supone para tu economía. Mediante la refinanciación de la deuda lo que haces es agruparlos todos en uno: hipoteca, crédito personal, la letra del coche, tus tarjetas bancarias,… No solo reduces el número de recibos, sino que la cuota final también será menor. De esta manera, consigues mejorar tus condiciones, para que te sea más fácil hacer frente a tus pagos.

Con un comienzo de año tan complicado por la situación mundial actual, seguro que la refinanciación de la deuda puede ayudarte a disponer de un dinero extra que contribuirá a sanear tu economía y librarte de algunos apuros.

 

¿Cómo solicitar la reunificación de deudas sin hipoteca?

En primer lugar, se debe calcular el importe total de las deudas actuales, es decir, lo que queda por cancelar en cada préstamo y crédito vigente. Esto sentará las bases de la operación y determinará las probabilidades de reunificar deudas sin hipoteca ni aval.

Si se trata de un importe elevado, disponer de un avalista (pareja, familiar o amigo) puede mejorar las opciones de refinanciar las deudas y obtener respuesta afirmativa por parte de una de las muchas entidades que ofrecen estas operaciones.

Para reunificar deudas, se puede solicitar con la entidad que actualmente nos ha concedido la mayor de todas esas deudas, puesto que ya conocen el historial, o se puede acudir a otra entidad bancaria o financiera privada que disponga de esta opción. Para ello, puedes comparar las opciones en el buscador de Financepal.

Una vez solicitado, con el dinero concedido en ese nuevo préstamo, hay que cancelar todas las deudas previas. A veces, según la entidad, es la propia financiera la que se ocupa de esto, y en otros casos es el titular del préstamo quien debe liquidarlos.

A partir de ahí, sólo hay que pagar la nueva cuota única del préstamo hasta que finalice el nuevo plazo de devolución, que normalmente será a largo plazo.

¿Qué clases de refinanciación existen?

Hay tres formas de refinanciar, según lo que pretendas conseguir:

 

Consejos para intentar evitar la refinanciación

A veces, se hace muy duro llegar a fin de mes. Sin embargo, en ocasiones es posible seguir unas determinadas pautas que te ayuden a que puedas reducir, si no evitar, el endeudamiento y los problemas que trae consigo:

 

Recomendaciones a la hora de elegir la unificación

Cuándo solicitarla

La consolidación de la deuda te beneficia cuando el importe de todas las cuotas de los préstamos que pagas en este momento es mayor de la que abonarías con un solo crédito. De ese modo, al reducir la cuota dispondrás de algún dinero extra para invertir como mejor consideres, permitiéndote dar un respiro y ahorrar. A cambio, el tiempo de devolución se alarga.

 

No caigas en un exceso de confianza

No veas la reunificación como una solución recurrente. Piensa que es un salvavidas muy útil, que puede ayudarte a salir de una situación extrema. Evita recurrir a ella continuamente o tu morosidad será cada vez mayor, porque siempre estarás obligado a hacerle frente a un préstamo tras otro y a todos sus gastos.

 

Dedica el tiempo necesario

Una vez hayas optado por ella, dedica un tiempo a evaluar las condiciones que más te favorecen y elige un plazo de devolución acorde con tu situación: si reduces el importe de las cuotas, puedes tener un desahogo en cuanto a la cantidad mensual que tienes que pagar, pero el plazo se alarga. Es una opción si crees que tu mala situación se va a alargar. Por el contrario, si consideras que solo se trata de un «bache» temporal, puedes elegir una cuota más alta para no prolongar en exceso la devolución.

 

Opta por la entidad con mejores condiciones

Cuando te planteas la reunificación te encuentras en un mal momento, no solo financiero sino psicológico. Estás preocupado por tus deudas y puedes sentirte tentado de elegir lo primero que te ofrezcan, con tal de salir de esta mala situación cuanto antes. Sin embargo, eso es precisamente lo que debes evitar: examina el mercado y evalúa las opciones disponibles, para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Los trámites son sencillos, pero tómate tu tiempo

Lee con detenimiento todas las condiciones, para que luego no te encuentres con sorpresas desagradables. Asegúrate de que no existe ningún tipo de «letra pequeña» y plantea cualquier duda que te pueda surgir. No existe ninguna vinculación hasta que no firmas, por lo que solo debes hacerlo si confías en esa entidad y en lo que te ofrece.

 

Ventajas de la unificación

Además de permitirte disfrutar de algo más de tranquilidad, ofrece otros puntos interesantes que debes tener en cuenta:

 

Ejemplo de una reunificación de deudas

La siguiente es una representación visual de cómo sería tener que pagar cuatro préstamos distintos, con diferentes cuotas, plazos y porcentajes de interés:

A continuación, te mostramos cómo quedaría tras realizar una unificación de deudas:

El importe total es el mismo, 21.000€ pero, de un vistazo, ves que su duración será de seis años y a un interés del 8,75%. Sin embargo, en la primera tabla resulta más complicado realizar los cálculos.

Así mismo, puedes apreciar fácilmente que la cuota mensual se reduce mucho, sin apenas variar el plazo de devolución y con un tipo de interés más favorable. Por tanto, la opción de tener un solo préstamo personal en lugar de cuatro por distintos conceptos resulta mucho más ventajosa.

No todos los casos son así. A la hora de solicitar la reunificación, tienes que considerar la opción que más se ajuste a tu situación personal y a tus necesidades, pero ten presente que el beneficio resulta considerable.

Tipos de préstamos existentes a la hora de solicitar la reunificación de deudas

Cuando te planteas la unificación, puedes solicitar dos tipos de créditos:

 

Requisitos para solicitar un préstamo sin aval

Si ésta es la opción que has considerado como más ventajosa para ti, debes saber que, además de ser mayor de edad y disponer de una cuenta bancaria, será necesario que cumplas las siguientes situaciones:

Si bien existen algunas entidades que puedan ser más exigentes y solicitar algún requisito más, en principio esos serían los más importantes.

 

Documentación necesaria para solicitar un préstamo sin aval

Será imprescindible que presentes tu DNI y los últimos recibos de los préstamos que tienes abiertos y declaración de la renta. El resto de documentos dependerán de tu situación laboral actual:

[/dark_orange_bg_section]

Limitar Daños

Mientras refinancias tus deudas es aconsejable limitar los gastos adicionales que pueden acarrear los impagos e intentar no entrar en las listas de morosos. Por ello, es importante hablar con tu banco cuanto antes y también hacer frente a tus pagos sin demora. En ocasiones, tu banco te podría conceder un periodo de carencia durante el cual no pagarías nada o solamente harías frente al pago de los intereses.

Si es necesario, acude a familiares y amigos. Si es imposible conseguir ayuda siempre te queda solicitar un micropréstamo para así no faltar a ningún pago mientras refinancias tus deudas. Puedes consultar nuestra comparativa de micropréstamos en este enlace.

La reunificación de deudas o refinanciación de préstamos consiste en la agrupación de todas las deudas pendientes, con sus respectivos importes, en un único préstamo que facilite la gestión tanto del propio pago como del ajuste de la cuota mensual, y añada un nuevo plazo de devolución más amplio y cómodo.  

Por supuesto, la reunificación de deudas es una operación que añade un coste adicional en intereses, pero permite evitar situaciones indeseadas: 

reunificación de deudas

Reunificar préstamos sin hipoteca 

El objetivo de la reunificación de deudas sin aval ni hipoteca es que puedas solucionar la operación mediante un préstamo personal. 

Ten en cuenta que la reunificación de deudas por importes muy elevados hace que las entidades suelan requerir al titular la aportación de algún aval o garantía para cubrir el posible pago de la nueva deuda: puede ser un aval solidario (una persona), pero lo más habitual es un bien, como un vehículo o especialmente una propiedad (hipoteca), ya que en este caso se permite refinanciar préstamos por importes muy elevados, hasta un porcentaje importante del valor de la vivienda. 

Si no dispones de vivienda que hipotecar, en primer lugar, debes calcular exactamente el importe que debes de cada una de tus deudas actuales. Esto es así porque el préstamo por refinanciación o reunificación deberá ser un poco superior a ese importe. 

El nuevo préstamo personal tendrá sus propios intereses y condiciones independientemente de los anteriores, así que es algo en lo que debes fijarte encarecidamente. Si has decidido elegir esta opción del préstamo personal, recuerda que es mejor que las deudas no sean muy grandes. 

Del mismo modo que ocurre en los préstamos personales normales, la reunificación de deudas para una entidad significa un riesgo adicional, así que las entidades financieras van a solicitar algún aval si el importe supera ciertos límites que ellos consideran superiores a tus capacidades para hacer frente a los pagos pactados por el nuevo préstamo. 

 

La reunificación de deudas sin hipoteca y sin aval 

Como hemos subrayado, la presencia de un aval solidario (una persona) que avale el préstamo que vas a conseguir es un valor añadido que aumenta las posibilidades de que la solicitud de reunificación de deudas sea aprobada. Pero no es el único camino. Si no dispones de un avalista y no tienes avales ni hipotecas en forma de bienes patrimoniales, sigues teniendo opciones para que las entidades financieras aprueben con respuesta afirmativa tu solicitud. 

En primer lugar, uno de los caminos es proponer un cotitular. Un cotitular del préstamo es una persona cercana, normalmente la pareja u otro familiar con el que convivas, que se incluye en la solicitud del préstamo de reunificación de deudas.  

Si este cotitular tiene ingresos fijos propios porque trabaja o cobra alguna prestación, se incrementa el volumen de ingresos estables con los que pagar las cuotas del préstamo de reunificación, así que se reduce el riesgo de impago. Las entidades financieras valoran muy positivamente la introducción de cotitulares, así que maximiza las opciones de obtener respuesta afirmativa. 

 

Reunificación de deudas con ASNEF 

Puede darse la situación de que no dispones de hipoteca y, además, alguna de tus deudas se ha demorado y la entidad financiera ha solicitado tu inscripción en ASNEF. 

Aunque estés registrado en un fichero de morosos e impagadores como ASNEF, es posible conseguir una reunificación de deudas con una mayor probabilidad si no se tiene una hipoteca. Ten en cuenta que una hipoteca es, también, una deuda. Si se incluyese ese coste en el importe total de reunificación, subiría dicha cantidad hasta límites difíciles de asumir por parte de la entidad. 

Las hipotecas son esencialmente préstamos con garantía (la vivienda) por importes muy elevados y muchos años de devolución. Si se añade esta suma a una reunificación, sería casi como contratar una segunda hipoteca, pero seguramente mayor (añadiendo el resto de deudas) y ello dificultaría mucho las posibilidades de encontrar entidades dispuestas a prestar tanto dinero en una operación. 

Las hipotecas hacen que el perfil de endeudamiento de la persona titular sea mayor, así que, sin ellas, el perfil de CIRBE es menor y por lo tanto es interpretado por las entidades financieras como alguien con un menor riesgo de impago.  

Encontrarse inscrito en un fichero como ASNEF nunca es algo positivo, por supuesto, pero si se trata de importes pequeños, las entidades financieras no lo tienen en cuenta como si se tratara de una deuda bancaria en toda regla. 

Al final, la deuda que originó la inscripción en ASNEF se va a incluir en la reunificación y acabará siendo liquidada, así que la inscripción debería eliminarse poco después de cerrar la nueva operación de refinanciación. 

 

Resumen

Refinanciar tus préstamos personales es una opción recomendable. Esto es así cuando tienes deudas con tipos de intereses muy altos y no crees que vayas a poder saldarlas a corto plazo. Si las cantidades son altas y puedes acudir a la ayuda de una hipoteca haz los números con detenimiento. Para cantidades pequeñas, busca un préstamo personal que agrupe todas tus deudas con el tipo de interés más bajo posible. Busca asesoramiento de calidad a la hora de hacer los cálculos para asegurarte que escoges la mejor opción.

Si te has encontrado con varios préstamos acumulados por distintas circunstancias y te gustaría conocer si es posible refinanciarlos o reunificar deudas, es posible que hayas recurrido a alguna búsqueda por Internet. 

Muchas entidades financieras ofrecen la refinanciación o reunificación de deudas y de préstamos sin aval ni garantía de forma totalmente online y a un coste competitivo. Sólo tienes que buscar la que mejor te encaje en nuestro comparador.