¿Cómo puedo pedir un préstamo personal?

Sebastián Pérez 28.6.2019, actualizado 13.6.2019

mm

Muchas personas habrán oído hablar sobre aquello de pedir un préstamo online. Es decir, cuando no hace falta que vayas a tu banco de confianza para barajar las opciones que tienes porque con tan sólo hacer clic desde tu smartphone ya puedes tener el dinero en tu cuenta bancaria en 15 minutos. De hecho, estarás harto de ver anuncios en televisión sobre préstamos y créditos al instante, sin comisiones, con respuesta inmediata… Pero seguro que te parecía tan lejano que no te los tomabas en serio. Posiblemente ahora que estás leyendo estas líneas sea cuando te ha picado el gusanillo de ver qué posibilidades tienes y de que, si hay gente que puede hacerse fácilmente con un adelanto de dinero, por qué tú no. Pero, ¿qué significa pedir un préstamo personal?

Vamos a empezar desde el principio y vamos a conocer de primera mano los términos que te interesa saber para que no sufras malentendidos en el sector. Por todos es sabido que las finanzas son uno de los temas más enrevesados y complejos debido a la cantidad de palabras específicas y de lo especulativo que a veces pueden llegar a ser. Pero, en este caso, vamos a explicarte lo fundamental para que puedas pedir un préstamo personal sin ninguna trampa.

Lo primero que debes tener claro es el término préstamo. Quizá quieres tapar algunos agujeros y ahora no dispones del dinero o simplemente quieres darte un capricho y no sabes si lo que necesitas es un préstamo o un crédito. Porque, aunque en muchas plataforma parezcan lo mismo, lo cierto es que guardan algunas diferencias. Un préstamo es una cantidad que la entidad financiera te ofrece por adelantado y que tú vas devolviendo en función de los plazos estipulados en un principio. Por contra, un crédito no es una cantidad fija, sino que varía en función de las necesidades del prestatario. Es otra cantidad de dinero que una entidad o empresa pone a tu disposición, pero este no se entrega de golpe, sino que se va racionando por meses o por plazos estipulados. Lo bueno de los créditos es que sólo tendrás que devolver el dinero que hayas utilizado, aunque muchas veces tendrás comisiones por el dinero total que habías solicitado en un principio.

Después de haber conocido la diferencia entre un préstamo y un crédito, deberías saber qué es exactamente un préstamo personal para ver si es lo que en realidad necesitas. Y es que este tipo de préstamo no es otro que el de una cantidad de dinero que la entidad prestamista te proporciona para hacer frente a necesidades específicas y de importe pequeño. Es decir, que si estás pensando en casarte o simplemente quieres disfrutar de un buen viaje, esta es tu mejor opción.

¿Dónde pedir un préstamo personal?

Ahora que ya conoces los principales términos financieros para que te introduzcas en este mundo, es momento de investigar a través de diferentes páginas web para ver lo que te encuentras. A pesar de que nosotros te proporcionaremos una lista final con algunas empresas de fiar, es recomendable que eches un vistazo a Internet porque, en función de tus necesidades específicas, puede que haya otra empresa que las cubra mejor. Siempre es bueno conocer todas las opciones que escoger lo primero que veamos, eso sin duda. Por ejemplo, hay empresas con las que podrás pedir un préstamo sin nómina, por lo que si no estás en tu mejor momento laboral, esta alternativa puede ser idónea para ti.

Por lo tanto, lo primero que necesitas para pedir un préstamo es Internet. Da igual si es un smartphone, una tablet o un ordenador; lo importante es que cuentes con un dispositivo con buena conexión para que se carguen las diferentes páginas web con los distintos simuladores y calculadoras que te ofrecen las empresas en función de la cuantía y los plazos en los que estés dispuesto a devolverlo. Pero sobre los simuladores hablaremos más adelante.

Mientras buceas en Internet, es posible que te encuentres con las típicas páginas de anuncios en el buscador pero, tal y como te hemos dicho, es recomendable que no te quedes con la primera opción y que sigas indagando. También te encontrarás con varios comparadores de préstamos, una herramienta muy útil para tener varias alternativas en una misma página y así ir descartando los que definitivamente no vayan contigo. Si lo que quieres solicitar es un préstamo personal de, por ejemplo, menos de 1.000 euros, deberás tener en cuenta que hay muchas empresas que te ofrecen el primer préstamo gratis y sin comisiones. Intenta buscar primero esas opciones para no tener que pagar de más cuando puedes beneficiarte de la gratuidad.

¿Cómo pedir un préstamo?

El siguiente paso es, una vez hayas seleccionado unas cuantas empresas para pedir el préstamo personal, meterte en la página web de cada una para ver en qué porcentaje se encuentra el tipo de interés o las comisiones específicas de cada empresa. Aquí es donde entra en juego el simulador del que te hemos hablado antes: suele ser una barra en la que debes seleccionar el importe que deseas solicitar y, más abajo, otra barra con los plazos —generalmente en días— en los que podrás devolver la cantidad que has pedido.

Una vez hayas seleccionado tanto el importe como los plazos iniciales, sólo tendrás que hacer clic en algún botón como “solicitar ahora” o similar y, aunque esto depende de la empresa que sea, automáticamente se te redirigirá a una página web con un formulario online. Normalmente tendrás que rellenar tus datos personales, tu información de contacto y tu dirección, aunque esto varía en función de los requerimientos de la empresa.

¿Qué necesito para pedir un préstamo?

Sí, acabamos de hablar sobre requerimientos para pedir un préstamo personal. En algunas ocasiones, dependiendo de si la cuantía es muy elevada o de la entidad prestamista a la que quieras solicitarlo, necesitarás cumplir con una serie de requisitos para que te los concedan. Después de rellenar el formulario, tendrás que esperar a que la empresa en cuestión apruebe la cantidad de lo que quieres solicitar.

En el propio formulario verás algunas casillas que serán los requisitos que debas cumplir. Los más comunes es que seas mayor de 18 o de 21 años, en función de la empresa, y que residas en España. En otros casos, necesitarás ser el titular de una cuenta bancaria, que será a la que se haga el ingreso del préstamo. Aunque en alguna ocasión podrás pedir un préstamo sin nómina, en otros casos sí necesitarás demostrar tu solvencia económica con algún trabajo lo suficientemente remunerado para hacer frente a la cuantía de dinero seleccionada. Otro de los requerimientos es que tengas el DNI en vigor, o el NIE, en caso de ser extranjero. Y, como requisito menos habitual pero que también puedes encontrarte entre las entidades prestamistas, es un aval que garantice de igual forma que tienes ingresos.

Las mejores empresas para solicitar un préstamo personal

Si ya te ha quedado claro todo sobre lo que te hemos hablado antes, ahora sólo te queda conocer algunas empresas de primera mano para que sepas por dónde empezar. Si es la primera vez que vas a solicitar un préstamo, seguramente no sabrás si fiarte o no. De igual forma, si es tu primera vez te diré que estás de enhorabuena, ya que el primer préstamo suele ser gratuito en muchas plataformas, sobre todo si la cuantía que deseas solicitar no es muy elevada.

Como no conocemos la situación personal de todos los usuarios, vamos a dejarte con ejemplos para pedir un préstamo personal general, otro sin nómina y sin aval y otro con Asnef.

  • Cofidis es una de las empresas mejor valoradas a la hora de pedir un préstamo personal. Podrás solicitar hasta un máximo de 4.000 euros, aunque no aceptará tu crédito si figuras en algún fichero de morosos, como el de Asnef, entre otros. La edad mínima que necesitas para solicitar el préstamo es 18 años, y podrás devolverlo hasta en un plazo máximo de 41 meses. Recuerda preguntar primero sobre el tipo de interés y de comisión, ya que es todo muy cambiante y depende de los plazos, de tu situación o de tu cuantía, se aplicará uno u otro.
  • Younited Credit es una de las opciones si la cuantía que deseas solicitar es más elevada de lo que supondría un sencillo crédito personal. Con esta empresa podrás pedir hasta una cuantía máxima de 40.000 euros a devolver un plazo máximo de 72 meses. La peculiaridad de esta entidad prestamista es que no es necesario que presentes nómina para justificar tus ingresos ni aval para demostrar cierta solvencia económica. Siéntete libre de adquirir el crédito que necesites, aunque no te olvides de que, según los plazos y la cantidad, tendrás que devolver más o menos intereses. Te animamos a que hagas un uso responsable del dinero y sólo solicites lo que necesites y lo que podrás devolver.
  • Por último, Finzmo te permite pedir una cuantía máxima de 10.000 euros a devolver en un plazo de 60 meses. Aparte de que esta entidad prestamista no te exigirá aval para pedir un préstamo personal, también podrás solicitarlo aunque figures en un fichero de morosos como lo es Asnef.