Página principal » Prestamos personales online 1.000 € – 40.000 € » Artículos » ¿Cómo refinanciar tus préstamos personales en el 2019?

¿Cómo refinanciar tus préstamos personales en el 2019?

Carlos 14.10.2019, actualizado 23.10.2019

Préstamos personales

Encuentra fácilmente el préstamo más barato comparando tipos de interés y gastos ocultos de los distintos préstamos.

Prestamos personales
Microcréditos rápidos

Los microcréditos pueden convertirse en la solución de muchas personas para comenzar a ser emprendedoras.

Microcréditos rápidos

Pediste un préstamo personal para financiar unas obras en casa o tu boda, compraste muebles y los pusiste en la tarjeta de crédito, y quizá conseguiste un micropréstamo para salir del paso un mes en el que tuviste gastos adicionales. Como resultado tienes deudas con tipos de interés altos que te generan pagos mensuales que se han disparado y te es difícil llegar a fin de mes. 

No ser capaz de hacer frente a tus obligaciones te puede salir muy caro. Los retrasos en el pago conllevarán intereses de demora, intereses mucho más elevados que los del préstamo mismo. Si los impagos se alargan en el tiempo, tus acreedores podrían embargar tus cuentas, nóminas, o bienes inmuebles. Tampoco quieres acabar en las listas de morosos, lo que dificultaría mucho la refinanciación de tus préstamos

Es el momento de buscar soluciones. Pedir ayuda a familiares y amigos siempre es una posibilidad. Refinanciar tus préstamos también. Los tipos de interés están a mínimos históricos y refinanciar tus deudas en el 2020 puede ser el camino para mejorar tu situación financiera.

Por favor espera...

 

Reunificar tus préstamos

Lo habitual es intentar poner todas las deudas bajo un solo préstamo a un tipo de interés más bajo. Es lo que se denomina reunificación de deudas. Con ello, no solo puedes conseguir rebajar la cuantía a pagar cada mes sino que además te será mucho más fácil gestionar tus finanzas personales al agrupar todas tus deudas en un préstamo único. En lugar de estar pendiente de las fechas en las que hacer los diferentes pagos a cada acreedor, con el riesgo de descubierto en cuenta, al tener un solo préstamo sabrás la cuantía y la fecha en la que saldrá el dinero de tu cuenta.

Razones para refinanciar tus deudas

Las situaciones típicas que te pueden indicar la conveniencia de refinanciar tus préstamos personales son:

  • Tienes un préstamo personal con un alto tipo de interés
  • Tienes saldos sustanciales en tarjetas de crédito
  • Tienes un microcrédito con un interés desorbitado
  • Tienes dificultades para realizar los pagos mensuales, o
  • Tus pagos mensuales superan el 40% de tus ingresos

Lo primero es tener claro que el objetivo de refinanciar tus deudas o reunificarlas en un solo préstamo es poder hacer frente a tus deudas cada mes para evitar el riesgo de impagos y empeorar tu situación financiera. Por tanto, saber qué cantidad mensual puedes dedicar para hacer frente a tus deudas es fundamental, y nunca debe de ser superior al 40% de tus ingresos mensuales.

Refinanciar conlleva costes y solo debe de hacerse para ahorrar dinero o por necesidad imperiosa ante la dificultad de hacer frente a los pagos mensuales.

Reunificación Hipotecaria

Un aspecto que determina la estrategia a seguir es si ya tienes una hipoteca o si tienes bienes inmuebles que puedas hipotecar. Los préstamos hipotecarios son los que tienen las tasas de interés más bajas y por tanto son una excelente opción para refinanciar préstamos personales. Agrupar todas las deudas bajo la hipoteca puede rebajar sustancialmente la cuantía que pagas en intereses, si bien tendrás que hacer frente a plazos de amortización más largos.

Sin embargo, modificar una hipoteca o solicitar una nueva conlleva unos gastos importantes. Comisión de apertura, comisión de estudio, notaría, gestor, seguros, además de las comisiones de cancelación de los préstamos existentes; todos ellos han de ser incluidos en el cálculo del posible ahorro.

Si las cuantías a refinanciar son pequeñas los costes de este proceso se pueden comer todo el ahorro en intereses. Tendrás que tener en cuenta también el periodo de pago dado que los plazos hipotecarios son largos y por tanto puedes acabar pagando más.

Reunificación No Hipotecaria

Por lo expuesto anteriormente, para cuantías no muy grandes un préstamo personal con un tipo de interés menor a los existentes puede ser la mejor solución. Dado que ya tienes dificultades para hacer frente a tus obligaciones, quizá no te sea fácil conseguir la aprobación de la refinanciación. Si logras un avalista, te será mucho más fácil conseguir la aprobación del préstamos. Lo aconsejable es acudir a tu banco para solicitarlo, sobre todo si ya tienes un préstamo personal ahí. 

Tu banco va a preferir encontrar una solución antes que embargarte o iniciar una reposesión de tu vivienda. Tienes que tener en cuenta que los límites del 40% de tus ingresos se aplicarán a la refinanciación, además de los gastos habituales de cualquier préstamo personal como la comisión de apertura o la de estudio. En este artículo te informamos en detalle de todo el proceso.

Limitar Daños

Mientras refinancias tus deudas es aconsejable limitar los gastos adicionales que pueden acarrear los impagos e intentar no entrar en las listas de morosos. Por ello, es importante hablar con tu banco cuanto antes y también hacer frente a tus pagos sin demora. En ocasiones, tu banco te podría conceder un periodo de carencia durante el cual no pagarías nada o solamente harías frente al pago de los intereses.

Si es necesario, acude a familiares y amigos. Si es imposible conseguir ayuda siempre te queda solicitar un micropréstamo para así no faltar a ningún pago mientras refinancias tus deudas. Puedes consultar nuestra comparativa de micropréstamos en este enlace.

Resumen

Refinanciar tus préstamos personales es una opción recomendable si tienes deudas con tipos de intereses muy altos y no crees que vayas a poder saldarlas a corto plazo. Si las cantidades son altas y puedes acudir a la ayuda de una hipoteca haz los números con detenimiento para ver si te merece la pena. Para cantidades pequeñas, busca un préstamo personal que agrupe todas tus deudas con el tipo de interés más bajo posible. Busca asesoramiento de calidad a la hora de hacer los cálculos para asegurarte que escoges la mejor opción.