Página principal » Préstamos personales 100 € – 5.000 € » Artículos » Cómo escoger el plazo de devolución del préstamo

Cómo escoger el plazo de devolución del préstamo

Antes de acceder a financiación, es fundamental que aprendas a escoger el plazo de devolución del préstamo adecuado, ya que esto influye directamente en el precio del préstamo.

Cuando decidimos acceder a financiación, comparamos detenidamente entre unas ofertas y otras, y tratamos de escoger la más barata. Sin embargo, muchas veces es el propio cliente el que “encarece” el precio del producto financiero, al escoger un plazo de devolución mucho más elevado de lo que realmente necesita.

 

En otras palabras, cuanto mayor sea el plazo de devolución del préstamo, mayores serán los intereses que deberás pagar. Por este motivo, es fundamental dedicar tiempo para responder a la siguiente pregunta: ¿cuál es el plazo de amortización adecuado?

 

Plazo de devolución del préstamo: ¿cómo escoger una fecha?

El plazo de devolución es, como se suele decir, un arma de doble filo, ya que determinará, por un lado, los intereses a pagar, pero, por otro, el valor de la cuota. En resumen:

Plazo de devolución elevado – Menor cuota mensual pero mayores intereses.

Vs

Plazo de devolución bajo – Mayor cuota mensual pero menores intereses.

 

Hasta aquí es todo muy sencillo. Ahora bien, te preguntarás: ¿qué me interesa más? y, ¿cómo escojo un plazo de devolución adecuado? Todo dependerá de tus necesidades económicas y de financiación. Ahora bien, vemos un caso práctico o ejemplo de forma que sea más sencillo ver y valorar ambas opciones:

Supongamos que, después de acceder a comparador de préstamos de FinancePal, escoges la mejor entidad y solicitas una financiación de 10.000€, con un tipo de interés del 7,07%. Si devuelves el préstamo en 3 años, el coste de la operación será de 1.127€, mientras que, si el plazo de devolución asciende hasta los 6 años, el coste final de la operación será de 2.299€.

La diferencia es, además del precio final del préstamo, que, en el primer caso, las cuotas mensuales son mucho más elevadas, mientras que en el segundo más bajas.

 

Por lo tanto, para decidir qué plazo de amortización te interesa más, debes responder a la siguiente pregunta:

¿Prefiero pagar más dinero para tener una mayor flexibilidad a la hora de pagar las cuotas mensuales? ¿O bien lo contrario?

 

Recomendación de FinancePal

Después de una larga trayectoria, y como expertos en la comparación de préstamos, destacamos que no existe una alternativa mejor para todas las personas que acceden a financiación, ya que la situación de cada uno de estos es distinta. Ahora bien, es cierto que debes seguir la regla del 35%, que consiste en lo siguiente:

En ningún caso se deben destinar más de un 35% de los ingresos para pagar el total de las deudas. Por lo tanto, en el caso de una persona cuyos ingresos sean de 1.000€, su gasto mensual no deberá ser superior a los 350€.

Y, por supuesto, estos 350€ deben incluir, no solo la devolución mensual del préstamo, sino el resto de intereses que la persona tenga, como el pago de la hipoteca, el seguro de su coche, etc.

 

Aunque esta regla pueda parecer irrelevante, la realidad es que evita que quienes la siguen entren en una espiral de deudas de la cual es muy complicado salir.

 

Otras características fundamentales de los préstamos

Además del plazo de devolución, debes fijarte en el resto de características del préstamo, que determinarán, en conjunto, la calidad de este:

  1. TIN (Tipo de Interés Nominal)

Este porcentaje fijo sobre el capital prestado determina la cantidad de dinero que el prestamista te cobrará por prestarte una determinada cantidad de dinero. Cuanto mayor sea la cantidad solicitada, mayores serán los intereses.

Este TIN puede ser anual o mensual, lo que también influye en el coste final del producto financiero que estás solicitando.

 

  1. Comisiones

Se trata de otro coste porcentual que debes añadir al coste final del préstamo. Las principales comisiones que puedes encontrar son:

  • Comisión de apertura: el coste que la entidad te obliga a pagar por la tramitación del préstamo.
  • Comisión de estudio: coste asociado a la valoración tanto del préstamo como del solicitante.
  • Amortización anticipada: gasto que debes pagar cuando decides pagar el préstamo antes de la fecha de vencimiento. Este es otro de los motivos por los que conviene que escojas adecuadamente el plazo de devolución.
  • Gastos de notaría: esta comisión se refiere al coste adicional que supone pagar a un notario para la firma del préstamo. Este gasto debes pagarlo solamente cuando solicites la presencia de un notario.

 

  1. Productos vinculados

En tercer lugar, antes de seleccionar un préstamo debes fijarte en sus productos vinculados, ya que muchas entidades obligan al solicitante a contratar otros productos financieros, como por ejemplo son los seguros de vida, de impago, depósitos o la domiciliación de la nómina.

 

  1. Comodidades ofrecidas

Ya casi para terminar, señalamos que muchas entidades ofrecen una serie de comodidades muy positivas que también debes valorar. Por ejemplo, desde FinancePal trabajamos con entidades que permiten el acceso de financiación de forma 100% online, y sin apenas exigir requisitos.

 

  1. TAE (Tasa Anual Equivalente)

Ahora sí, terminamos con la Tasa Anual Equivalente. Aunque lo hayamos dejado para el final, es lo primero en lo que debes fijarte, ya que es lo más importante. Ahora bien, ¿qué es la TAE? Se trata de un porcentaje que te indica la calidad del préstamo, para lo que incluye: la Tasa de Interés Nominal (TIN), la frecuencia de pagos, las comisiones existentes en la operación y los gastos.

 

Una vez analizadas todas las características del préstamo, podrás escoger la mejor alternativa de acuerdo a tus necesidades. Y recuerda que puedes acceder a nuestro comparador de préstamos personales para comparar más fácilmente las mejores ofertas del mercado.

Sobre nosotros

FinancePal es una plataforma gratuita y fácil de usar que puedes utilizar para conocer mejor el complejo mercado de los créditos al consumo.

Préstamos

Microcréditos