Página principal » Prestamos personales online 1.000 € – 40.000 € » Artículos » ¿Cómo conseguir un préstamo bancario fácilmente?

¿Cómo conseguir un préstamo bancario fácilmente?

Carlos 7.10.2019, actualizado 24.10.2019

Préstamos personales

Encuentra fácilmente el préstamo más barato comparando tipos de interés y gastos ocultos de los distintos préstamos.

Prestamos personales
Microcréditos rápidos

Los microcréditos pueden convertirse en la solución de muchas personas para comenzar a ser emprendedoras.

Microcréditos rápidos

Los préstamos más frecuentes son los hipotecarios y los que financian la compra de un coche. Sin embargo, no es infrecuente necesitar financiar otras necesidades como las obras de mejora del hogar, la compra de electrodomésticos o productos electrónicos caros, o los estudios de un hijo.

Por favor espera...

Dependiendo de la cuantía que necesites, su uso, y de la situación financiera en la que te encuentres las opciones para financiarte van desde la tarjeta de crédito hasta la compra financiada por el vendedor pasando por el préstamo bancario.

Si necesitas acudir a un banco a pedir un préstamo, estos son los aspectos principales a tener en cuenta para conseguir el préstamo deseado fácilmente.

Situación Financiera

Obviamente, tu situación financiera es el aspecto más importante en la concesión de un préstamo y las condiciones del mismo. 

  • Si eres asalariado o pensionista, te van a pedir las últimas nóminas o extractos bancarios, y la última declaración de la renta. 
  • Si eres un autónomo, tendrás que presentar tu alta en autónomos y las últimas declaraciones del IVA y del IRPF. 
  • Si no trabajas, vas tener que probar un nivel de ingresos recurrentes que aseguren que puedes hacer frente al préstamo.

Si te encuentras en las listas de morosos, olvídate. Lo más probable es que todo banco te deniegue un préstamo.

Ser propietario de tu vivienda u otras propiedades, aunque estén hipotecadas, ayuda en el proceso de valoración de tu capacidad de endeudamiento. Tus propiedades dan garantía al banco de que te vas a esforzar en afrontar las mensualidades porque de lo contrario podrían embargarlas para recuperar el dinero prestado.

Si no tienes propiedades, el banco te podría exigir un aval para protegerse ante el posible impago. En estos casos importa mucho si eres cliente o no del banco al que solicitas el préstamo. Lo habitual es acudir a tu propio banco, con el que ya tienes una cierta relación, a solicitar el préstamo. Los bancos que no te conocen pueden sospechar si vas a pedirles dinero sin tener ninguna relación con ellos. Lo primero que te preguntarán es: ¿por qué no has ido a tu banco? Si es tu caso, ten preparada una respuesta convincente.

Cuantía del Préstamo y Plazo de Amortización

Un aspecto vital a la hora de solicitar un préstamo bancario es la cuantía y el plazo de amortización, dado que ambos, junto con tu situación financiera, incidirán sustancialmente en la condición del préstamo.

Pide solamente el montante que realmente necesites. A continuación, lo mejor es calcular cuánto vas a poder pagar mensualmente para cubrir los intereses y la amortización, y así llegar al período de duración del préstamo. Ten en cuenta que para préstamos personales lo habitual es que el periodo de amortización no supere los 8 años.

En general, a menor período de duración del préstamo más barato te saldrá, pero se aconseja no apurar demasiado y estar seguro de no tener dificultades para hacer frente a las cuotas mensuales. Ten en cuenta que fallar en un pago puede conllevar penalizaciones importantes.

Para el cálculo de la cuantía a prestar el banco tendrá muy en cuenta tu ratio de endeudamiento. Esto es, el porcentaje que los pagos mensuales del préstamo representarán del total de tus ingresos mensuales. Como mucho deben ser de un 35-40%.

Si ya tienes otras deudas a las que hacer frente como una hipoteca o el préstamo del coche, puede suceder que tu ratio de endeudamiento supere ese límite y el banco te diga que no te puede prestar la cuantía deseada. En estos casos, siempre te queda la opción de subrogar la hipoteca.

Condiciones del Préstamo

El banco debe de informarte del tipo de interés al que te concede el préstamo. Hay dos variables a tener en cuenta. Una es el TIN (Tipo de Interés Nominal), que sería el porcentaje que se aplica a la cuantía principal del préstamo para calcular los intereses a pagar por año. La otra es la TAE (Tasa Anual Equivalente), que además de los intereses a pagar incluye los gastos del préstamo.

Por lo general, todo préstamo bancario conlleva una comisión de apertura, que es un porcentaje de la cuantía del préstamo (entre 1% y 3%). También suelen tener una comisión de cancelación en el caso que el préstamo se amortice anticipadamente (entre 0,50% y 1%).

Debes preguntar si existen comisiones adicionales como puede ser una comisión de estudio de la solvencia del cliente, gastos de notario, o algún otro gasto adicional, sobre todo si no eres cliente del banco.

Negociación

Los bancos suelen ofrecer mejores condiciones a sus clientes dado que los conocen bien y saben su historial financiero. Si no eres cliente del banco al que solicitas el préstamo, lo habitual es que el banco te ofrezca mejores condiciones en el préstamo si domicilias tu nómina y tus recibos o si contratas algún seguro con el banco. 

En este caso, los seguros de vida, de amortización o de accidente son los más requeridos. Te aseguras que el préstamo se pagará si te sucede algo, y en el caso del seguro de vida dejarías además algo de capital a tus herederos.

El banco también va a querer saber la utilización del préstamo. No es lo mismo pedir dinero para irse de vacaciones que para hacer reparaciones necesarias en tu hogar. Hay bancos que en el caso de obras en casa, exigen presupuesto de obra y pagan directamente a la empresa que realiza las obras tras presentación de factura.

No te olvides que un préstamo se negocia. Es decir, no tengas miedo de pedir una reducción del tipo de interés o rebaja en la comisiones.

Por último, compara condiciones entre bancos y calcula lo que te puedes ahorrar entre las condiciones que te ofrecen los diferentes bancos.

Proceso

Hoy en día, la mayoría de bancos disponen en sus páginas web de la posibilidad de solicitar un préstamo online. Incluso si no eres cliente del banco, el sistema llamado Agregación Bancaria permite a un banco acceder a tus datos en tu propio banco para así evaluar tu situación financiera y poder dar una respuesta rápida a tu solicitud. Este proceso de préstamo rápido es sobre todo indicado para cuantías inferiores a 10.000€.

Los llamados microcréditos son préstamos de muy poca cuantía que se devuelven en un corto periodo de tiempo y sirven para cubrir una pequeña necesidad puntual. Acudir a tu propio banco es la forma más rápida de conseguir un microcrédito, aunque existen muchas empresas que también ofrecen este servicio. Puedes echar un vistazo a nuestra comparativa de microcréditos.

Para cuantías mayores vas a tener que concertar una cita en persona. Una vez más, lo más fácil es comenzar por tu propio banco para saber en qué condiciones te prestaría el dinero y luego acudir a algún otro, sobre todo si tienes algún tipo de relación allí, para comparar.

Conclusión

Si nunca has solicitado un préstamo bancario te puedes sentir un tanto abrumado por el proceso. Sin embargo, no tiene porqué ser así. Si tiene en cuenta estos aspectos y planificas bien, la concesión de un préstamo personal te puede ser casi automática para cuantías pequeñas y no muy complicada en el caso de las grandes.