General » Conoce todos los elementos de un préstamo personal

Conoce todos los elementos de un préstamo personal

Última actualización 8.1.2021

Antes de acceder a financiación, es fundamental conocer cuáles son los elementos de un préstamo personal.

Ya sea para la compra de un coche, reforma de una vivienda, cubrir los gastos de una boda o cualquiera que sea el motivo por el que accedes a un préstamo personal, primero es necesario conocer qué son exactamente los préstamos personales y los elementos de los que se compone.

 

Solo de esta forma podrás comparar entre las diferentes ofertas que existen en el mercado y escoger aquella que mejor se adapte a tus necesidades personales y de financiación. Vemos todo ello, a continuación.

 

INDICE

¿Qué son los préstamos personales?

Elementos de un préstamo personal

¿Cómo encontrar el mejor préstamo personal?

 

¿Qué son los préstamos personales?

Como ya sabrás, un préstamo es un intercambio entre dos partes; prestamista y prestatario. El prestamista (como son los bancos o entidades independientes) entrega al prestatario (o solicitante) una determinada cantidad de dinero, de forma que este le devuelva dicha cantidad, junto con los intereses generados, en un plazo de tiempo determinado (a esto le sumaríamos las comisiones y otros elementos que veremos más adelante).

Ahora bien, ¿cuál es la peculiaridad de los préstamos personales? Su principal característica es que tiene como objetivo financiar cualquier proyecto personal (o solventar obligaciones de pago), como los mencionados al principio de este post (financiar un coche, reforma, boda, etc.). Por lo tanto, la solicitud de un préstamo personal está relacionada con el consumo de bienes y servicios generalmente duraderos.

 

Por otro lado, ¿qué tipos de préstamos personales existen? Puedes profundizar en ello visitando el anterior enlace a nuestro post.

 

Elementos de un préstamo personal

Antes de repasar los elementos del contrato, debes tener presente que la principal condición de los préstamos personales, o, mejor dicho, de cualquier tipo de financiación, es la obligatoriedad que tiene el solicitante de cumplir con las condiciones del contrato. Es decir, la exigibilidad del dinero prestado.

De hecho, desatender dichas obligaciones de pago, ya sea en las cuotas o en la fecha de vencimiento, puede suponer que el solicitante deba:

  • En primera instancia, hacerse cargo de los intereses moratorios o incremento en estos provocado por el retraso en la devolución del préstamo.
  • Y, si dicha demora se alarga, se ejecuta la garantía personal e inicia el proceso de embargo de bienes.

 

Si te encuentras en esta situación (o si deseas acceder a un préstamo personal), debes prestar atención a los factores que intervienen en el contrato de un préstamo personal, para verificar que se encuentran en armonía con tu situación económica.

Y para hacerlo, debes repasar el formulario INE (Información Normalizada Europea). Es de obligatorio cumplimiento que el prestamista entregue al solicitante este documento, que recoge todas las condiciones del préstamo personal y tiene como objetivo que el solicitante conozca todos los factores que le afectan. En este puedes encontrar toda la información relativa a la oferta del préstamo personal.

 

Y ahora sí, vemos los elementos de un préstamo personal:

  • Prestamista
  • Prestatario
  • Importe
  • Plazo de devolución
  • Intereses
  • Comisiones
  • Cuotas
  • Productos vinculados
  • Gastos de notaría

 

1.      Prestamista

¿Qué es un prestamista?

El prestamista es quien entrega el dinero. Puede ser tanto una entidad como una persona, y es uno de los elementos personales de los préstamos personales.

Dentro de los préstamos personales existen tanto elementos reales como personales.

 

¿Qué tipos de prestamistas existen?

En los últimos años, y gracias al avance tecnológico, se ha incrementado la concesión de préstamos por parte de las plataformas P2P (Peer To Peer), que son aquellas en las que tanto prestamista como prestatario son particulares, y no empresas. Es decir, particulares entregando préstamos a otros particulares.

La principal ventaja de este modelo de financiación es que no se exige la contratación de producto vinculados, como si ocurre cuando se accede a un banco tradicional. Y tampoco deben contratarse productos paralelos a modo de compensación, para que la rentabilidad total como cliente sea más atractiva.

 

Sin embargo, los requisitos exigidos para acceder a préstamos P2P, así como las condiciones de estos, son más estrictos, aunque todo dependerá del prestamista al que el solicitante se dirija. Si lo piensas, los bancos y empresas privadas tienen mejores medios para ofrecer préstamos más atractivos. Aunque también tienen sus desventajas:

  • El tiempo para acceder a un préstamo es superior, ya que se evalúa a cada solicitante de forma más cautelosa.
  • Aunque los intereses suelan ser menores, se aplican mayores comisiones.
  • También influye en las condiciones del contrato la relación previa entre la entidad y el solicitante.
  • Y, como ya hemos señalado, suele exigirse la contratación de productos vinculados.

 

Por otro lado, encontramos las llamadas compañías de crédito puro, que son establecimientos financieros de crédito o entidades extrabancarias encargadas de ofrecer financiación dirigida a solventar diferentes necesidades del solicitante.

Accediendo a este prestamista puedes encontrar ofertas muy atractivas, ya que sus ofertas se especializan en fines muy concretos. Por ejemplo, existen entidades con ofertas exclusivas para quienes quieran financiar la reforma de su vivienda.

Sin embargo, y al igual que el resto de prestamistas, tiene sus desventajas. La principal, que los requisitos para la concesión son muy exigentes.

 

Y, por último, puedes acceder a las empresas privadas que actúan como agentes prestamistas. Esta última alternativa suele exigir unos intereses más elevados, aunque por otro lado se exigen requisitos menos estrictos.

 

A modo resumen, antes de acceder a financiación, debes escoger entre uno de los prestamistas mencionados:

  • Plataformas P2P
  • Entidades bancarias tradicionales
  • Compañías de crédito puro
  • Empresas privadas

 

¿Cómo escoger el mejor prestamista?

Cada solicitante tiene sus propias necesidades, por lo que no existe una mejor alternativa para todas las personas que desean solicitar un préstamo personal. Por ejemplo, alguien cuyo historial crediticio no sea del todo favorable, probablemente deberá acceder a una plataforma P2P, mientras que un solicitante cuya trayectoria con su entidad bancaria sea excelente, debería acceder a esta sin lugar a dudas (ya que aquí obtendría las mejores condiciones).

 

Partiendo de esta base, te explicamos el funcionamiento que seguimos en FinancePal:

  • Introduces la cantidad de dinero que necesitas.
  • Y el plazo de devolución que mejor se ajuste a tus necesidades.

En base a estos criterios, te ofreceremos un listado de las mejores ofertas del mercado, de acuerdo a tus necesidades de financiación.

 

No escoger el plazo de devolución adecuado puede encarecer el coste del préstamo. Visita nuestro post “Cómo escoger el plazo de devolución del préstamo”.

 

2.      Prestatario

Tú eres el prestatario. Es decir, el cliente o persona que accede a financiación. Y es otro de los elementos personales de los préstamos personales.

Recordamos que dentro de los préstamos personales existen tanto elementos reales como personales.

 

¿Qué tipos de prestatarios existen?

Como norma general, el prestamista es un particular, ya que su garantía “personal” define que no se trata de una empresa, en cuyo caso existe una garantía adicional sustentada por las fábricas, naves, edificios, térreos, vehículos, y demás activos de la compañía.

Sin embargo, también existen préstamos para empresas, cuyas características, condiciones y requisitos varían ligeramente con respecto a los de los préstamos solicitados por particulares. Además, dentro de los préstamos personales para particulares, encontramos unos dirigidos exclusivamente a los autónomos.

 

Sin embargo, no profundizaremos en los diferentes tipos de prestatarios, ya que ello no afecta tu interés por encontrar la mejor oferta de financiación. Solamente tienes que tener en cuenta que, si accedes a un préstamo para empresas, accederás a un tipo de financiación diferente.

 

En definitiva, la única obligación del prestatario es devolver la cantidad prestada, junto con sus intereses y comisiones, en el plazo acordado.

 

3.      Importe

El tercer elemento de los préstamos personales es el importe o capital prestado. Es importante que accedas solamente al importe que necesitas para cumplir tus necesidades de financiación, pero no más. Ten en cuenta que, cuanto mayor sea el importe solicitado, mayores serán los intereses que terminará pagando, por lo que no te conviene solicitar 15.000€, si tan solo necesitas 13.500€, por ejemplo, para la reforma de tu vivienda.

 

El importe es el capital prestado. Sobre esta se calculan los intereses del préstamo y otros gastos.

 

En cuanto a la formalización del contrato, se produce con la entrega efectiva del importe o capital prestado.

 

Importe de los préstamos personales

Como ya hemos señalado, los préstamos personales se dirigen a financiar necesidades concretas como las siguientes:

  • Compra de un coche
  • Reforma del hogar
  • Pagar los estudios
  • Pago de deudas
  • Operaciones médicas
  • Y otros muchos similares a estos.

Por lo tanto, debe existir una coherencia entre el importe solicitado y la finalidad del préstamo. Y esta coherencia es lo que determina, en la mayoría de ocasiones, que se conceda o no dicha financiación.

 

Y, por último, mencionamos que, al no existir más que la garantía personal del deudor, el importe que se puede solicitar es más limitado en comparación con otras formas de financiación.

 

4.      Plazo de devolución

De este elemento de los préstamos personales podemos ofrecer numerosas explicaciones. De hecho, ya lo hicimos en nuestro post  “Cómo escoger el plazo de devolución del préstamo”.

 

Repasemos brevemente cómo es el plazo de devolución de los préstamos personales y la importancia de pensar detenidamente en la fecha a escoger.

 

¿Cómo es el plazo de devolución en los préstamos personales?

Al igual que ocurre con el importe, el plazo de devolución de los préstamos personales está también limitado, aunque todo dependerá de la entidad a la que te dirijas, el importe que solicites, tu solvencia, los intereses, y otras condiciones como estas. Eso sí, como ves, está todo relacionado, de ahí que sea más complicado de lo que parece acceder a financiación.

 

Ahora bien, para que puedas hacerte a la idea del plazo de los préstamos personales, señalamos que este suele ser de unos 8 años, aunque repetimos que cada préstamo es un mundo.

 

Las condiciones del contrato y la situación financiera de cada solicitante influyen considerablemente en el plazo de devolución.

 

5.      Intereses

El interés es el porcentaje sobre el capital prestado (o importe) que el prestatario debe pagar al prestamista por la entrega de una determinada cantidad de dinero. Es decir, el coste de la operación, sin tener en cuenta comisiones y otros gastos.

 

Dependiendo de la entidad a la que te dirijas, el importe, etc. el interés será mayor o menor. Muchas entidades ofrecen préstamos con intereses muy reducidos, pero exigen la contratación de productos vinculados o el pago de comisiones u otros costes. Por ello, debes valorar no solo el interés, sino el coste total de la operación.

 

Diferencia entre el TIN y la TAE

Muchas personas no saben cuál es el interés en el que deben fijarse para valorar la calidad de un préstamo, ya que existen dos variables que permiten medir el interés:

  • TIN (Tipo de Interés Nominal): es la tasa de interés que el prestamista te cobra a cambio de la entrega del capital.
  • TAE (Tasa Anual Equivalente): se trata de una fórmula que incluye el TIN, los gastos y comisiones del préstamo y la frecuencia en las liquidaciones para amortizar el préstamo. y, en base a estos, ofrece un porcentaje que indica la calidad del préstamo.

 

¿En cuál debo fijarme?

Ambas son importantes. Sin embargo, es la TAE lo que indica la calidad del préstamo, al no tener en cuenta exclusivamente los intereses sino también las demás condiciones del contrato. Por lo tanto, al comparar entre las diferentes ofertas del mercado, deberás fijarte en este indicador.

 

6.      Comisiones

Las comisiones son los gastos asociados a servicios existentes en la operación financiera. Todas estas, eso sí, puedes negociarlas con las entidades prestamistas, a fin de mejorar las condiciones del contrato.

 

Y al igual que ocurre con los intereses, plazo de devolución, y demás condiciones el contrato, estos serán más o menos elevados dependiendo de la entidad a la que te dirijas.

 

Cuando mejor sea tu situación financiera, mayores serán tus posibilidades de negociación y mejora del contrato.

 

Comisiones de los préstamos personales

Las principales comisiones de los préstamos personales, aunque varían de unas ofertas a otras, son:

  • Comisión de apertura: es la comisión que el prestatario debe pagar a consecuencia de la apertura o concesión del préstamo. Esta deriva de los gastos asociados a gestionar la entrega del préstamo. Para calcularla, se toma el importe de la operación y se liquida en el momento en que se formaliza el contrato (lo que coincide con la entrega del capital).
  • Comisión de estudio: es el gasto asociado al estudio de tu situación financiera. Este subyace de la necesidad que tienen las entidades de analizar detenidamente el perfil de cada solicitante antes de concederle financiación. En este caso, suele pagarse junto a la primera cuota.
  • Comisión por amortización anticipada: esta comisión se paga cuando el prestatario decide realizar un pago anticipado. En otras palabras, cuando se devuelve el capital prestado antes de lo acordado. Al ocurrir esto, se produce una reducción del capital pendiente de amortizar, y por ello, la entidad recibe menos dinero del esperado, motivo por el que se incluye esta comisión.

 

La Ley establece que la comisión de amortización anticipada no puede ser superior al 1% del capital ya pagado antes de su fecha de vencimiento en aquellos casos en los que al préstamo le resta más de un año de contrato. Por el contrario, si el plazo fuese inferior a un año, el porcentaje máximo que podría aplicarse a esta comisión sería del 0,5%.

 

Algunas ofertas no incluyen comisiones o gastos como estos, pero por el contrario exigen el pago de unos intereses mayores.

 

7.      Cuotas

Las cuotas son las liquidaciones periódicas.

Cuando el prestamista entrega la cantidad solicitada, el prestatario tiene la obligación de devolver periódicamente dichas cantidades (junto con los intereses). Pues son estas liquidaciones lo que conocemos como cuota, que puede ser tanto mensual como anual, aunque generalmente suelen realizarse los pagos mensuales, de forma que la cuantía de los pagos sea inferior.

 

¿Cómo se calcula la cuota?

Existen diferentes modelos para calcular la cuota de los préstamos. Sin embargo, el modelo de amortización francés es el utilizado. Consiste en el pago de una cuota fija resultante de la suma de parte del capital y los intereses).

 

Antes de solicitar un préstamo personal, es fundamental que compares detenidamente tu sueldo con respecto al pago de las cuotas mensuales que deberías realizar, de forma que no vayas “con el agua al cuello”, como se suele decir.

 

¿Cómo puedo conseguir cuotas más reducidas?

Algunas de las formas más utilizadas para rebajar las cuotas son:

  • Solicitar un importe o capital ajustado. Si por ejemplo estás buscando reformar tu cocina, puedes financiar parte de ella, pero pagar al contado otra parte de la reforma.
  • Ampliar el plazo de devolución. Al hacerlo, pagarás más intereses, pero menos cuota.
  • Busca ofertas cuyos intereses sean más bajos.

 

8.      Productos vinculados

Algunas entidades, incluyen dentro de los elementos de un préstamo personal la obligatoriedad de que el solicitante contrate un producto vinculado, con el objetivo de obtener una mayor rentabilidad en su relación con el cliente y así compensar el riesgo que les supone la operación.

 

Cuando esto ocurre, eso sí, tu capacidad de negociación como solicitante es mayor, pudiendo mejorar las condiciones del contrato.

Ahora bien, también es importante que valores el producto vinculado, ya que, en ocasiones, los solicitantes tienden a contratar vinculaciones que no les interesa, con el único objetivo de negociar unas mejores condiciones.

 

Debes ser totalmente consciente del coste final de la operación, valorando tanto el coste asociado al préstamo como el resultante del producto vinculado.

 

Algunos de los productos vinculados más habituales son:

  • La domiciliación de la nómina.
  • Vinculación de las tarjetas de crédito o debido.

 

9.      Gastos de notaría

El último de los elementos de un préstamo personal son los gastos de notaría, que son aquellos que el solicitante debe pagar cuando el prestamista exige la formalización del préstamo personal mediante la concesión de escritura pública.

En este caso, el prestatario debe pagar los honorarios del notario, por lo que también deben incluirse en la totalidad de los costes de la operación.

 

¿Cómo encontrar el mejor préstamo personal?

Encontrar el mejor préstamo personal no es una tarea sencilla. Aunque conozcas los elementos de un préstamo personal, debes aprender a identificar préstamos, compararlos y valorar cada uno de ellos en base a tus necesidades económicas y personales.

 

Y eso, además de ser más complicado de lo que puedas pensar, requiere también que dediques horas y horas. Por este motivo, desde FinancePal recomendamos acceder a nuestro comparador de préstamos personales para encontrar la oferta adecuada. Eso sí, antes de hacerlo, es muy importante que dediques el tiempo necesario a lo siguiente:

  • Analizar las diferentes formas de financiación a las que puedes acceder. Puede que sea conveniente acceder a un microcrédito, por ejemplo.
  • Calcular la cantidad exacta que deseas solicitar.
  • Escoge el plazo de devolución que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Y, por último, aunque es cierto que los préstamos personales son una de las formas de financiación más recomendables, debes tener presente que, no devolver la cantidad solicitada, junto con sus intereses, puede suponer que terminen incluyendo tu nombre en listados de morosidad como ASNEF.

 

En definitiva, ahora que ya conoces los elementos de un préstamo personal, valora tanto las ventajas como las desventajas de acceder a financiación, ten siempre presente la regla del endeudamiento del 35%, y conoce con exactitud el producto financiero que estás adquiriendo. Puedes visitar nuestra página de préstamos personales para conocer más detalles acerca de estos.

Más información:

Sobre nosotros

FinancePal es una plataforma gratuita y fácil de usar que puedes utilizar para conocer mejor el complejo mercado de los créditos al consumo.

Préstamos

Microcréditos